Gobierno de Chiapas inició un museo sin planos y justificación ya lo pagaron

Posted on por ops2

Captura de pantalla 2017-03-06 a la(s) 3.50.07 p.m.

Hace un año y seis meses, el 31 de agosto de 2015, el gobernador del estado de Chiapas, Manuel Velasco Coello, y su esposa, “Anahí de Velasco”, encabezaron la colocación de la primera piedra del “Museo del Niño y del Agua” en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, capital de la entidad.

Este museo, anunció entonces el mandatario estatal, sería “una infraestructura moderna”, la cual, subrayó, “colocará al estado a la vanguardia”.

Según el contrato firmado por las autoridades chiapanecas con las dos firmas constructoras elegidas para la realizar la obra, la primera etapa del Museo del Niño y del Agua debió ser construida en poco más de cuatro meses: entre el 13 de agosto y el 31 de diciembre de 2015.

Pese a ello, a 19 meses de que Manuel Velasco diera por iniciados los trabajos, éstos siguen inconclusos.

La ceremonia oficial de colocación de la primera piedra del museo se trataba de un acto simulado, ya que, para ese momento, en realidad no existían planos arquitectónicos del proyecto, tampoco planos de ingeniería civil y, de hecho, no estaban definidas las especificaciones técnicas “generales y particulares” de la obra.

Aún sin contar con un plano arquitectónico del museo, el gobernador Velasco aseguró, durante la colocación de la primera piedra, que el inmueble contaría “con todos los servicios y en su planta alta se construirán ocho salas de exposición, área administrativa, vestíbulo, área común de trabajo, sala de juntas y oficinas”.

Según el contrato firmado por las autoridades chiapanecas con las dos firmas constructoras elegidas para la realizar la obra, la primera etapa del Museo del Niño y del Agua debió ser construida en poco más de cuatro meses: entre el 13 de agosto y el 31 de diciembre de 2015.

Pese a ello, a 19 meses de que Manuel Velasco y Anahí dieran por iniciados los trabajos, éstos siguen inconclusos.

Luego de analizar las cuentas relacionadas con este proyecto cultural financiado con recursos públicos, la Auditoría Superior de la Federación reveló que, al concluir el año 2016, este museo aún carecía de: “muros de contención de concreto armado, trabajos de albañilería y acabados, muros de concreto en edificio planta baja y primer nivel”, además de que le faltan las instalaciones generales.

Pero la Auditoría señaló una anomalía más, quizá peor que todas las anteriores: que el gobierno de Velasco ya pagó esta obra casi en su totalidad, aun cuando está lejos de ser terminada por las empresas contratadas.


Comentarios