Sin Ellos; Aquellos No Aprenden

Posted on por ops3

Por: Daniela Sánchez Rueda y Josué Alejandro Lucas Martínez

“A la escuela le faltan muchos maestros para cubrir horas, por eso los niños tienen muchas horas libres” comentó la señora Carmen Nambo, madre de una estudiante de la secundaria Luis Nishizawa Flores.

“La de Parque”, es así como los habitantes del fraccionamiento Parque San Mateo y vecinos de los alrededores conocen a la secundaria oficial #1063, Luis Nishizawa Flores, la cual es famosa por dos cosas, una por llevar el nombre del artista plástico que vivió allí, y otra, por ser una de las secundarias más jóvenes de Cuautitlán.

Con apenas 6 años, este plantel educativo nació como resultado de la construcción de la unidad habitacional donde actualmente se ubica; albergando a estudiantes no solo del fraccionamiento, sino de pueblos de alrededores como lo son Santa María Huecatitla, San Bartolo, Visitación y Álamos. Por lo cual este plantel atiende alrededor de 429 alumnos, lo que obliga una constancia de los maestros hacia los jóvenes, ya que la escasez  de personal docente que existe en esta secundaria repercute de forma negativa en el aprendizaje de los alumnos.

Escasez de maestros

La escuela se fundó un año antes de que siquiera se finalizara la obra de la misma. En un fraccionamiento relativamente nuevo surgieron necesidades como zonas comerciales, centros de salud y colegios. Estos últimos fueron a los que el municipio dio prioridad, y así, con 3 salones prestados, uno para cada grado, por la escuela primaria Leonel Domínguez Rivero es como dio inicio.

Llamada en primera instancia, escuela secundaria “Nueva Creación”, ésta comenzó con apenas 18 estudiantes en el tercer grado, 21 en segundo y 24 en primero, además de  5 maestros.

“Era demasiado tedioso al principio, la maestra que me daba Inglés también me daba español, el que me daba Historia también me daba Educación Física, casi toda la semana solo dos profes me daban todas las clases”, cuenta Alejandro Juárez, exalumno de la primera generación 2013 – 2016.

Pese al panorama que este plantel enfrentó en su primer año, para su segunda generación, la escuela por fin contó con sus propias instalaciones, entre las cuales se encuentran áreas deportivas, laboratorios y alrededor de 15 salones para distintas funciones, estacionamiento y una cafetería; sin embargo, la plantilla de maestros no era fija, si bien, hubo nuevos profesores en la institución,  algunos de los primeros maestros cambiaron su residencia o simplemente no continuaron dando clases.

«Recuerdo que ya no eran cinco, ya teníamos más, por lo menos un maestro para cada materia […] además no me acuerdo bien si fue el año en que empezó la escuela o cuando la entregaron, pero estrenamos orientador.» Comenta Alejandro Juárez. Sin embargo, varios exalumnos del plantel comparten la misma experiencia de Alejandro, como es el caso de David Ovando de la misma generación, quien menciona lo siguiente:

«Los viernes había algo así como talleres, yo me acuerdo que estaba en el de música, pero nunca le hallé el chiste a comprarme una guitarra y llevarla a la escuela, si el profesor nunca llegó a dar el taller.»

Los problemas más comunes a los que se enfrenta una escuela nueva son varios, los cuales, según el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación pueden ir desde un despoblamiento estudiantil hasta la ausencia de instalaciones que favorezcan el aprendizaje; pero con el transitar del tiempo, son dificultades que se van cubriendo, sin embargo, la ausencia de maestros es una problemática que año tras año es recurrente en esta secundaria, si bien no empeora, pero tampoco mejora mucho.

Según datos del portal electrónico Mejora Tu Escuela, que tiene como propósito difundir la transparencia de los planteles de educación básica en el Estado de México, la secundaria Luis Nishizawa Flores, posee una calificación no muy positiva respecto a la asistencia de los docentes, contando con seis puntos de diez, aprobando este rubro con el famoso panzazo;  además, el portal también hace pública la plantilla de maestros con 19 docentes activos en el plantel, los cuales doblan técnicamente el número de grupos que se tiene, ya que la institución cuenta con nueve grupos según el mismo sitio web.

 

«Los maestros faltaban un buen, si no era la de Química, era la de Español, si no era la de Español era de Inglés, pero por lo menos siempre nos faltaba uno a la semana. De hecho ya era hasta chistoso, porque luego nosotros comenzábamos ya a hacer apuestas para ver cuál profe era el que no venía o inclusive hacíamos como planes de reserva si no llegaba a ir uno. —Expresa Melissa Mazariegos, exalumna de la escuela en la generación 2014 – 2017, a esto se le suma lo comentado por Carolina Ruíz de la generación 2015 – 2018 «La escuela es muy buena, tiene proyectos muy padres y a mí me gustó estudiar allí, pero lo único malo, es que a veces no llegaban los maestros o llegaban muy tarde. Algunas veces nos decían que era por cuestiones de salud o personales, pero pues era una clase que perdíamos»

Asimismo, los papás expresan el disgusto que les provoca  que en ocasiones sus hijos pierdan clase por la ausencia de maestros; tal es el caso de la señora Carmen Nambo: «Le falta mucho maestro a la escuela, tienen muchas horas libre los niños» o de la señora Roxana Vega: «Tengo buenas referencias de la escuela, me gustan las actividades que tienen y los eventos que organizan, pero siento que le falta un poquito de maestros», ambas madres, con sus hijas estudiando actualmente en el plantel.

Si bien, la escuela cuenta ya con casi diez años de funcionamiento, también se encuentra envuelta en la siguiente interrogante: ¿Por qué hacen falta docentes? La respuesta nos la comparte Andrea Díaz, quien laboró como secretaria de la institución desde su fundación en 2013 hasta finales de 2017.

«Hay muchas razones por las que nos quedábamos sin maestros, en los primeros tres años fue porque la escuela era nueva. De hecho tardaron casi cinco años en otorgarle un nombre oficial a la escuela, primero fue Nueva Creación, después Juan de Dios Batiz y finalmente Luis Nishizawa Flores, si en menos de cinco años cambiamos de nombre como 3 veces, imagínate como andábamos de maestros»

«Creo que una de las razones por las que nos hacían falta maestros, era porque la mayoría eran mujeres, y dirán ¿Qué tiene que ver eso? Pues la verdad mucho, ya que por lo menos cada ciclo escolar se nos iba una o dos maestras por incapacidad de maternidad», Comenta Andrea con alegría «Esa escuela es la tierra de la fertilidad»

Y es que tratándose de maternidad la Ley Federal del Trabajo menciona en los artículos 166 y 167 que en caso de que una mujer llegue a concebir, la empresa o dependencia está obligada a otorgarle tres meses de incapacidad con goce de sueldo, además de prever de una hora de lactancia diaria en un transcurso de doce meses después del parto. Mismas horas que pueden ser tomadas diariamente o acumularse, para ser ocupadas en un día específico de la semana.

«La otra causa de la escasez de maestros es debido a incapacidades espontáneas» Explica Andrea. «Son todas  esas solicitudes médicas, con las que no se contaban, por ejemplo, si un maestro se fractura dando educación física o si se llega a enfermar y debe ausentarse por internamiento o rehabilitación son cosas que obviamente mueven toda una planeación, todo un horario y que hace que los maestros se ausenten indefinidamente, así como puede ser un día, una semana o hasta un mes»

De igual manera, los exalumnos de la institución compartieron ciertas experiencias que corroboran estas ausencias por parte de sus maestros; por ejemplo, David y Alejandro, expresaron que el año en que ellos cursaban el tercer grado de secundaria, su maestras de español, Cinthya Navarro, y su docente de física, Yareny Martínez, tuvieron que abandonar las clases debido a su incapacidad por maternidad. De la misma manera, la estudiante que solo se refiere como N.R. nos cuenta que uno de sus maestros se ausentó de sus labores debido a que se le practicó una cirugía que lo obligó a entrar en invalidez laboral.

Todas estas situaciones desembocan en un mismo fin; demasiadas horas libres, sin embargo, la responsabilidad de suplir y prever de un maestro temporal no es de la escuela ni de la supervisión regional, lo cual explica Raúl Ramírez, director de la primaria Melchor Ocampo, ubicada en el municipio del mismo nombre.

«Cada vez que en una escuela tenemos la ausencia de un profesor, se tiene que dar aviso del quién, por qué y cuánto» […] «Por ejemplo en el caso de maternidad, se van y se meten papeles; se hace el oficio que la maestra no va a estar porque será mamá y se deja en la supervisión regional; sin embargo, ésta no se hace cargo de buscar el suplente, la supervisión solo es el intermediario para llegar a los jefazos, y la verdad tarda, ya que hablamos de un trámite administrativo»

De igual manera, el maestro Raúl explica la forma en que una escuela relativamente nueva va proveyéndose de distintos docentes: «Cuando una escuela es nueva, el que lleguen docentes a ella siempre va a depender directamente de la SEP, ya que ellos son los que evalúan y asignan las distintas plazas, siempre se notifica que hay un plantel por estrenarse y de esa manera se van otorgando los lugares a los docentes»

Pero así como el trámite administrativo puede tardarse indefinidamente, el proceso de otorgación de plazas también lo puede ser,  ya que cuenta con distintas etapas, las cuales según la Convocatoria para el Servicio Docente 2020, son las siguientes: El pre registro que está programado del 12 al 23 de marzo, donde se solicita al aspirante como requisito el título profesional, el paso dos es el registro en donde obtendrá una ficha para participar en el examen de ingreso al servicio profesional docente, dando paso al examen que se programará en el mes de junio, posteriormente publican los resultados de quienes sean acreedores a una plaza y se publican en el mes de julio, finalmente es la asignación de plazas donde se realiza el evento público de asignación de su lugar de trabajo y los maestros inician sus funciones el primer día del ciclo escolar.

Éste último, sin una fecha definida, ya que como se comentó anteriormente, puede tardar desde uno o hasta tres meses. Joana Juárez Luna, comparte su experiencia al participar en el Concurso de Asignación Docente «La verdad si es algo tardado, ya que tienes que pasar por distintas etapas» […] «Cuando revisas los resultados y ves que aprobaste uno piensa que luego, luego te van a dar plaza, pero tarda que te asignen donde vas a dar clases».

Las consecuencias de la ausencia de docentes puede verse en distintas áreas; una de ellas es la velocidad y el tiempo que se dedica a los temas, por ejemplo Melissa Mazariegos, expresa que cuando un profesor se ausentaba y no había quien lo supliera, cuando regresaba no era lo mismo al momento de retomar los temas, ya que al recuperarlos debía ser los más rápido posible. «A veces me quedaba con dudas, pero no había de otra, ya que teníamos el tiempo encima»

Otra situación son las estradas tarde y salidas temprano, ya que al carecer de los maestros a primeras y últimas horas, se ha optado porque los alumnos no tengan tiempo muerto. «Cuando veíamos que no cubriríamos ciertas clases; decidíamos mandar un recado donde le avisábamos a los papás que su hijo ya saldría temprano o entraría tarde». De igual manera, Alejandro Juárez, comparte sus experiencias «Cuando iba en segundo, me acuerdo que como dos veces salí a las doce, y en otra entré a las 10:20».

Sin embargo, el problema está cuando la falta de los maestros se presenta entre clases, ya que si no se tenía una actividad preparada, era hora libre, comenta David. «Muchas veces nos dejaban salir a jugar, eso era lo único bonito de que no fueran los maestros»

Pese a esas situaciones, la escuela ha tomado distintas estrategias para evitar el desaprovechamiento. Una de ellas ha sido la de buscar maestros suplentes por fuera.

«En una ocasión, durante la ausencia de la maestra Yereny debido a su maternidad optamos por traer una maestra externa, cada alumno debía dar cinco pesos a la semana, sin embargo, muchos papás no estuvieron muy de acuerdo, así que simplemente no los dieron»

De igual manera, Andrea comparte que la suplente de la maestra Cinthya, docente en español,  llegó mes y medio después de que saliera por incapacidad.

Otra de las opciones, ha sido utilizar a los jóvenes practicantes y estudiantes que realizan tanto servicio social y estancias profesionales para cubrir esa horas. «A veces, si me daban actividades para que los niños trabajaran, pero a veces tenían dos grupos sin maestros al mismo tiempo y solo me mandaban a cuidarlos, que no se salieran del salón y no se pelearan o cosas así.». Afirma Lizbeth Jiménez, quien ejerció su servicio social en el plantel, en 2017.

«Recuerdo que como cuatro veces, un chavo nos dio historia, la verdad el vato se rifaba» comenta Avi Ramirez exalumno de la generación 2016 – 2019

Una Misión A Medias

Todas estas situaciones se presentan en un plantel de nivel secundaria el cual, como muchas instituciones, intentan cumplir su misión general, una misión que tiene como objetivo, “Ofrecer a nuestros jóvenes alumnos una educación de calidad, favoreciendo la apropiación de los conocimientos, el desarrollo de habilidades y valores, que le permitan un desempeño pertinente en los diferentes espacios en que se desenvuelva. Al mismo tiempo posibilitar la toma de decisiones en continuación de sus estudios”, citamos textualmente las palabras encontradas en el sitio web de la escuela.

¿Educación de calidad? Dicha calidad educativa muchas veces se ve interrumpida por la ausencia de los maestros, los cuales tienen como primera instancia ser el ejemplo de los jóvenes, si bien es dicho por ahí “la cantidad no es calidad”, la verdad la constancia ayuda a construir cimientos firmes en la formación de las nuevas generaciones. Mismas que ayudarían a mejorar sus resultados en evaluaciones  nacionales como lo es la Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes (PLANEA) ya que de las dos asignaturas primarias, Español y Matemáticas; en ésta última tiene una escala de  insuficiencia al 60.6%, en contraste con lo satisfactorio  que se aproxima al 7.6% según el portal mejora tu escuela de 2015.

Por otro lado, en la asignatura de Español, la escuela cuenta con un promedio de 24.6% en el rango de insuficiencia, mientras que en lo satisfactorio tienen 26.1%.

¿Habilidades y valores? Desarrollar capacidades y virtudes quizá no es algo que se aprenda haciendo resúmenes o aplicando una fórmula general, pero la mayoría de los alumnos encuentran inspiración en sus docentes.  “La enseñanza es más que impartir conocimiento, es inspirar el cambio”. Dice una frase de William Arthur Ward, sin embargo, ¿Cómo inspirarse en alguien que no está?

Así como un  niño encuentra inspiración en un súper héroe, los alumnos pueden encontrar virtudes y habilidades personalizadas en sus docentes, las cuales, así como los pequeños, los estudiantes imitarían en un acto de admiración, sin embargo, la ausencia de los maestros, provoca que no se desarrolle las habilidades ni los valores propuestos por el plantel.

 

Medio Se Ve

De la misma manera, la visión de esta institución establece lo siguiente: Fomentar aprendizajes significativos que se traduzcan en deseos y aspiraciones de nuestros alumnos, para sean animadores y estimuladores de los valores humanos en su mundo cambiante, haciendo énfasis en el uso de las tecnologías de las TICS.

La visión es el cómo se ven las cosas en determinado tiempo, y esta secundaria visualiza a sus estudiantes como personas con aspiraciones, así mismo, como seres humanos capaces de animar y ser ejemplo para otras, sin embargo, el único problema que hace menguar esta previsualización del futuro de sus estudiantes, es que como maestros, su ausencia impide el desarrollo de estas ideas.

Pero estas solo son consecuencias de a nivel personal, ya que según, un artículo del portal Más Libertad, la escasez de maestros también tiene consecuencias  a largo plazo, que pueden ir desde el desinterés por lo estudios a complicaciones al momento de entrar al mercado laboral, ya que la ausencia de docentes deja con muchas trabas o inconcluso el aprendizaje de una persona.

Ya que solamente hablando a nivel secundaria, la SEP establece que los jóvenes deberían egresar con amplio dominio del lenguaje natal en manera oral tanto escrita, capacidad básica del razonamiento matemático y las bases de una lengua extrajera. Pero a causa de la inconstante presentación de los docentes, muchas veces el desarrollo de estas capacidades se ven con uno que otro tropiezo.

La escasez de los docentes es un problema que afecta a los alumnos de la secundaria Lius Nishizawa Flores año con año, y que a pesar de los intentos por parte del plantel para hacerle frente a esta situación, no han dado los resultados deseados. Sin embargo, el maestro Raúl, comenta que esa debilidad puede convertirse en una fortaleza si sabe explotarse bien.

«Las horas libres deben dejarse de ver como horas muertas, si la SEP no te manda un maestro o te falto uno, se deben buscar estrategias para llenar esas horas, pero no como clase relleno, sino como actividad extra clase, buscar material se apoyo como documentales, o si ya tienes una planeación donde sabes que te faltarán dos o tres maestros, pues planear una actividad genérica con esos grupos que no tendrán maestros»

Así mismo, Andrea comenta que la escasez podría combatirse de la siguiente manera: “Yo creo que sería una buena idea, que la SEP cree un plantilla de profesores sustitutos, para cubrir estos aspectos de incapacidad o clases momentáneas, así como hacer un poquito mas ágil la asignación de plazas para que no solo ésta, sino ninguna escuela se quedé sin clases.

 


Comentarios